...

jueves, 29 de enero de 2015

Monasterio de Sant Miquel del Fai

Tenía pendiente la visita desde hace algún tiempo a uno de esos lugares cercanos a la gran ciudad, pero que por unos motivos u otros nunca encuentras tiempo para ir. El lugar no es otro que el Monasterio de Sant Miquel del Fai, a cuarenta kilómetros de Barcelona y en un entorno difícil de imaginar, hasta que no estas en él.

Sant Miquel del Fai (1)

Yendo desde Barcelona hay que pasar por Caldes de Montbui, conocido por sus balnearios de aguas termales y llegar hasta Sant Feliu de Codines, desde donde una carretera sinuosa, nos lleva hasta la entrada al espacio natural, donde aparcaremos el vehículo en un amplio aparcamiento, un tanto dejado.
¿Te atreves a entrar a través del estrecho conmigo? seguro que no te arrepientes.

Nada mas cruzar el puente de corte románico para acceder al estrecho paso, se muestra ante nosotros una de las vistas mas espectaculares del lugar y aunque la cascada del río Tenes, no baja con la cantidad de agua que me esperaba, la imagen no me defraudó en absoluto.

Sant Miquel del Fai (2)

Hay que seguir descendiendo por un camino perfectamente empedrado, que nos deja en la entrada del recinto, donde hay que pasar por caja. La entrada general cuesta ocho euros y hay tarifas especiales, para jubilados, grupos, niños, pero no para parados.

Sant Miquel del Fai (3)

Con la entrada se facilita un folleto con una breve información y croquis del recorrido que se puede realizar.
Enseguida se llega a la balma (gruta) en la que se encuentra la iglesia de Sant Miquel, con puerta románica.

Sant Miquel del Fai (4)

Una vez dentro me doy cuenta de que la propia cueva sirve de techo a la iglesia y está datada en el siglo X.

Sant Miquel del Fai (5)

Nos encontramos dentro de la mayor iglesia troglodita de España.

Sant Miquel del Fai (5 bis)

Una vez fuera de la iglesia me entretengo en hacer alguna foto a los patos que hay en un amplio estanque y que están juguetones.

Sant Miquel del Fai (6)

La abadía del siglo XV preside el lugar, siendo visible desde todas las partes del recinto.

Sant Miquel del Fai (7)

Siguiendo el recorrido entro en un espacio cómodo donde se proyectan unas fotos sobre el lugar acompañadas de música, pero que no terminé de ver, ya que me pareció el montaje un tanto obsoleto y teniendo en cuenta el precio de la entrada supuse que ya podrían realizar un vídeo mas actual y bien editado, así que continué el recorrido.
Junto a la sala del audiovisual se encuentra en pequeño museo en el que se muestran los fósiles encontrados en el entorno.

Sant Miquel del Fai (8)

Llegué hasta las escaleras que descienden hasta la cueva de Sant Miquel, una pequeña cavidad con su gracia y rincones curiosos, perfectamente adaptada para todo tipo de público y que llega hasta un lago subterraneo, donde hay que darse la vuelta y salir por el mismo lugar.

Sant Miquel del Fai (9)

A medida que me voy alejando por el camino vuelvo la cabeza y veo como la abadía se encuentra encima de una roca hueca por debajo.

Sant Miquel del Fai (10)

Y enseguida se llega a la plaza del Reposo, donde una escultura de bronce del escritor Josep Pla invita a sentarte junto a él y descansar o meditar en este entorno tan especial con vistas al valle.

Sant Miquel del Fai (11)

El camino es cómodo y placentero y mas teniendo en cuenta que estuve durante todo el tiempo completamente solo (eché de menos a la Mi Dueña).
Observé que a lo largo del camino había colgadas casetas para hacer nidos las aves.

Sant Miquel del Fai (12)

Y llega el momento mas esperado hasta el momento que es pasar por detrás de la cascada que había vista al principio, (verla a tope de agua tiene que ser total).
En su salto al vacío, tiene varias alturas, que va creando pozas.

Sant Miquel del Fai (13)

De nuevo veo la abadía, que hasta me da la sensación de que está torcida. Supongo que es un efecto óptico. Como para que ceda la roca...

Sant Miquel del Fai (14)

Paso por una zona de picnic con mesas y juegos para los mas pequeños, lo que me da es que en buen tiempo, debe de ir bastante gente a pasar el día y sacar la fiambrera con los filetes rebozados y la tortilla de patatas y me sonrío de la suerte de haber venido en invierno y estar solo.

Sant Miquel del Fai (15)

Llegando al final del camino se encuentra la ermita de Sant Martí del siglo IX, austera, como corresponde a esa época pero muy coqueta.

Sant Miquel del Fai (16)

Justo al lado de la ermita se encuentra la entrada a la cueva mas antigua del Fai, la cueva de las Toscas, con una bajada de diez metros, casi en vertical y donde ya se advierte en la entrada que no pueden bajar mujeres embarazadas, personas mayores, niños sin acompañar y sin calzado y ropa adecuada.

Sant Miquel del Fai (17)

También hay unos cascos de uso obligado para entrar y mas vale hacer caso. Yo estuve a punto de no cogerlo, porque al final resultan incómodos y menos mal que me lo puse, si no hubiese dejado la cabeza en alguno de los coscorrones que me dí.

Sant Miquel del Fai (18)

Al salir de la Tosca, estaba lloviendo así que me vino bien estar cerca de la ermita en la que me cobijé cómodamente sentado, pero no tenía pinta de que escampase, así que mi idea de volver tranquilamente se disipó rápido. Guardé la cámara de fotos bajo la ropa para que no se me mojase y fui lo mas rápido posible hasta la cueva de la cascada.
Por el camino tuve una de las vistas mas llamativas del lugar y no podía desaprovechar la ocasión de fotografiarla.

Sant Miquel del Fai (19)

Al regresar a la entrada y resguardarme debajo de las rocas, llegó la única persona que vi, al margen de los trabajadores del lugar.

Sant Miquel del Fai (20)

La niebla se iba metiendo y no dejaba de escupir agua, pero fue generosa y me dejó disfrutar de este Espacio Natural, Bien de Interés Cultural y Patrimonio Histórico de España.

Sant Miquel del Fai (21)

Me prometí que volvería en otra ocasión con mas luz y a ser posible con mas agua en sus cascadas, tanto la del río Tenes como la del río Russsinyol, ésta última estaba completamente seca.
Un lugar totalmente recomendable, para disfrutar en un entorno singular y cerca de la gran ciudad.

Toda la información la puedes encontrar en su página web: Sant Miquel del Fai.

6 comentarios:

Miguel dijo...

¡Hola Abi! Soy Miguel. El sitio es fantástico y más como lo has descrito y con las fotografías que lo acompañan. Si en futuras visitas de este tipo te apetece tener un acompañante, no dudes en llamarme. ¡Un saludo!

mejora dijo...

Hola Abi : conozco el lugar, que me enseñó un hijo que tengo en Barna. Es un lugar de ensueño que no deja indiferente a nadie . Un abrazo

Abilio Estefanía dijo...

Hola Miguel, tuve pendiente el llamarte para ir una tarde a tomar una cerveza, pero ya sabes, como son estas cosas de familia.
Sant Miquel del Fai, estuvo cerrado, durante las navidades hasta después de reyes. Quería haber ido con Loli, pero al final fui solo la víspera de volver para casa.
Queda pendiente para una próxima ocasión el quedar.

Un abrazo

Abilio Estefanía dijo...

Hola Mejora, casi es increíble que tan cerca de Barcelona haya un lugar como éste y sobre todo de verlo y disfrutarlo en soledad, ya que era un día de entresemana y el día no estaba muy católico.
Ya me han comentado otros blogueros a través de facebook, que habitualmente es una romeria.

Un abrazo

Carmen O dijo...

Wowww, que maravilla, ni siquiera había oido hablar de ese lugar. Tomo buena nota por si algún día viajo por allí. Aunque con neblina, las fotos son fantásticas. Un saludo

Abilio Estefanía dijo...

Muchas gracias Carmen, supongo que el día como estaba y ser un día de entresemana hizo también que estuviera solo y pudiera disfrutar del lugar.
Si algún día vas por la zona, es un lugar a tener en cuenta.

Besos

ElLioDeAbi se inaugura el día 4 de julio de 2009.
Sé bienvenido y si te gusta: disfruta de él y participa, como si fuera tu casa.

Basado en un trabajo de Abilio Estefanía Castellanos para http://www.elliodeabi.com