...

lunes, 8 de junio de 2015

Gargantas de Kakueta

Hacía mucho tiempo que nuestro amigo Luci, nos habló de este lugar al norte de los Pirineos, en la región de Aquitania y decidimos que de este año no pasaba, así que volviendo de Barcelona, lo hicimos por Francia y paramos a conocer las Gargantas de Kakueta.

1 Garganta de Kakueta

Todo el sur de Francia osea el norte de los Pirineos, es un auténtico paraíso y en nuestro recorrido fuimos haciendo algunas paradas para poder dar fe de lo que íbamos viendo, ya que hicimos todo el trayecto por carreteras "normales" fuera de las autopistas, mas rápidas pero mas impersonales.

Una vez llegados a Santa Engracia (Sainte-Engrace) fuimos hasta el aparcamiento gratuito que hay cerca de la entrada a Kakueta, unas serie de gargantas que fueron exploradas a principios del siglo XX por Edouard Alfred Martel y abiertas al público desde 1967.

2 Garganta de Kakueta

Una vez pagada la entrada en un bar que hay junto a la puerta, bajamos por una fuerte pendiente hasta un pequeño habitáculo donde nos esperaban unos cascos de uso aconsejado.

3 Garganta de Kakueta

A partir de ahí, un puente metálico nos introduce hasta la orilla del río...

4 Garganta de Kakueta

...donde vemos el reflejo de las rocas y la vegetación.

5 Garganta de Kakueta

Para sortear el estrecho hay que bordearlo y para ello nos introducimos en el bosque, donde hay dos alternativas, una mas larga y tendida y otra mas corta y empinada, para luego regresar al otro lado junto al río... 

6 Garganta de Kakueta

...de que prácticamente no volveremos a separarnos hasta nuestro regreso.

7 Garganta de Kakueta

El recorrido total de ida y vuelta es de aproximadamente cuatro kilómetros y un buen trozo discurre por camino cómodo y amplio y la garganta aún es amplia.

8 Garganta de Kakueta

Una vez que llegamos al túnel y lo atravesamos, la cosa cambia sustancialmente.

9 Garganta de Kakueta

La garganta se estrecha considerablemente y caminamos por unas pasarelas preparadas para su tránsito, resultando imprescindible un calzado con suela que no resbale, ya que con la humedad el suelo y las piedras están mojadas y es fácil perder el pie.

10 Garganta de Kakueta

La altura de las paredes se hace mas llamativa y la vegetación se va adueñando del terreno, todo ello muy verde.

11 Garganta de Kakueta

La dificultad es nula, por lo que se hace muy aconsejable para ir en familia y pasar la mañana o la tarde. Aunque no es apto para personas con movilidad reducida.

12 Garganta de Kakueta

Aunque no pillamos un buen caudal, aún salían pequeñas cascadas por cualquiera de las grietas.

13 Garganta de Kakueta

El recorrido se adapta al terreno con pasarelas y escaleras.

14 Garganta de Kakueta

Y así vamos entrado mas y mas en las Gargantas, prácticamente oscuras.

15 Garganta de Kakueta

Un sistema de comunicación está estratégicamente colocado a lo largo del recorrido para utilizar en caso de emergencia, así como unas sirenas que suenan en caso de que hubiese cambio meteorológico y se haga necesaria la salida inmediata de las Gargantas.

16 Garganta de Kakueta

La verdad es que nos volvíamos locos haciendo fotografías y mirando hacía todas las partes, por lo que un recorrido que se puede hacer en una hora a nosotros nos costó bastante mas.

17 Garganta de Kakueta

Unas veces desde muy arriba...

18 Garganta de Kakueta

...y otras a ras del agua...

19 Garganta de Kakueta

...la Naturaleza no dejaba de sorprendernos...

20 Garganta de Kakueta

...mirásemos hacia donde mirásemos.

21 Garganta de Kakueta

Y llegamos al lugar mas espectacular del recorrido: la Cascada. Un buen chorro de agua, que brota de la misma pared de la roca, con similitud de la cascada burgalesa de Yeguamea, que puedes ver aquí, pero en este caso con mucho mas verde...

22 Garganta de Kakueta

...y con opción de pasar por delante o por detrás de la cascada.

23 Garganta de Kakueta

Así que en la ida, decidimos pasar por detrás.

24 Garganta de Kakueta

Desde la cascada apenas doscientos metros nos separaban de la gruta y fin de nuestro recorrido de ida.

25 Garganta de Kakueta

Así que a por ella, faltaría mas.

26 Garganta de Kakueta

La gruta por dentro no era nada de otro mundo, pero si las vistas desde dentro...

27 Garganta de Kakueta

...y la subida y sobre todo la bajada...

28 Garganta de Kakueta

...al poder ver el sendero por el que habíamos subido y que ya estábamos bajando, por el que cada vez se acercaban mas visitantes.

29 Garganta de Kakueta

Regresamos de nuevo al entorno de la cascada para buscar un lugar junto al río para poder tomar el bocadillo, que llevábamos y así no solo apagar el hambre si no que también disfrutar de este entorno tan maravilloso que está considerado como uno de los mas espectaculares de Europa.

30 Garganta de Kakueta

Mientras comíamos el bocata, hubo quien al querer cruzar el río, se resbaló y terminó todo mojado. Lástima que se levantara mas rápido de lo que se cayó y no me dio tiempo de inmortalizar el momento caída.

31 Garganta de Kakueta

No teníamos prisa y nos hicimos los remolones, disfrutando del entorno, del sonido del agua, de la altura de las paredes, del verde de la vegetación. Nos empapamos del lugar, pero había que salir, cada vez llegaba mas gente y eso le hace perder un poco el encanto de pensar que te encuentras en un paraíso terrenal.

32 Garganta de Kakueta

Volvimos por el mismo camino de habíamos ido (no queda mas remedio) y en menos tiempo del que habíamos empleado para ir estábamos de nuevo a la altura del río de los reflejos del principio y ya solo nos quedaba la fuerte subida, hasta el bar donde venden las entradas, tiene tienda de recuerdos y cervezas fresquitas.

33 Garganta de Kakueta

Es importante tener en cuenta las fechas en las que está abierto el acceso en caso de tener intención de ir y que puedes consultar en la web de Sainte-Engrace.

8 comentarios:

Emilio dijo...

¡Hola Abi! Desde luego una ruta impresionante y fantástica. Veo que está perfectamente acondicionado todo el camino. Desconocía estas gargantas.Preciosas fotos, como habitualmente.
Un abrazo.

Abilio Estefanía dijo...

Hola Emilio, me alegra de que te gusten las fotos, que puedo decirte que no hacen justicia al lugar.
Si alguna vez subes al Pirineo navarro, acércate hasta Kakueta.
Un abrazo

Petri dijo...

Buenos días Abi, guapetón.

Hacía tiempo que no te leía con la atención y quietud que merecen tus ilustrados reportajes.
Transitando de tu mano por la Garganta de Kakueta me he detenido en la Cascada de Yeguamea...
Y qué decirte majo, que la próxima quedada sugiero que no se haga tardar y que podría ser por esos lares.
(bueno si hay que esperar a que la temporada sea propicia, esperamos) ya tramaremos otros planes entretanto.

Aaaah!!! y muy simpáticas y graciosas las imágenes de la tu Dueña cruzando los charcos.

Un abrazo tan grande y tan inmenso como TÚ.

Dani Alcalá Almela dijo...

Hola Abi, hay que ver lo que nos ciegan -al menos a mi- las cumbres y picos del Pirineo, porque no tenía ni idea de la existencia de este fantástico lugar, y que sin duda me apunto para complementar alguna futura escapada a esta zona del Pirineo...eso sí, no sé si tendrán cascos de mi talla allí jajaja.

Un abrazo y gracias por compartir esta excursión con nosotros.

Abilio Estefanía dijo...

Hola Petri, a ver cuando se hace la quedada este año, jajaja, pero bueno... como ves mientras tanto... nosotros vamos haciendo para descubrir lugares.
Un beso muy grande

Abilio Estefanía dijo...

Hola Dani, por el Pirineo navarro, también tienes algún pico, como la Mesa de los Tres Reyes, haciendo frontera entre Navarra, Aragón y Francia, siendo un lugar emblemático y con historia y ya en Francia el Pic d'Anie, una pirámide preciosa, ambos te pillan cerca de Kakueta y puedes hacer montaña y la garganta en el mismo viajes.
Por el casco, no te preocupes, casi nadie lo coge y los que lo cogían lo llevaban en la mano, es muy incomodo. Supongo que lo hacen para curarse en salud si cae alguna piedra. Nosotros no lo cogimos.
Un abrazo

Jose Javier Martinez Reinares dijo...

Bonito reportaje Abi.
Estuve allí esta Semana Santa, pero me extraña que no fueras a visitar también la Pasarela de Holtzarte, que te pillaba muy cerca.
Así que ya sabes, la próxima visita al pirineo navarro....
Saludos

Abilio Estefanía dijo...

Hola Javi, pues no fuimos a la pasarela, aunque de haber ido hubiese escrito otra entrada para ella, pero el tiempo apremiaba para llegar a casa, así que en otra ocasión.
Me alegro de que te haya gustado el reportaje.
Un abrazo

ElLioDeAbi se inaugura el día 4 de julio de 2009.
Sé bienvenido y si te gusta: disfruta de él y participa, como si fuera tu casa.

Basado en un trabajo de Abilio Estefanía Castellanos para http://www.elliodeabi.com