...

jueves, 30 de marzo de 2017

Bodegas medievales de don Ángel y don Carlos en Aranda de Duero

Hacía tiempo que le tenia ganas al subsuelo de Aranda de Duero donde se encuentra una auténtica red de galerías subterráneas, que siempre me ha recordado a las galerías de la película de la Leyenda de la Ciudad sin Nombre donde Lee Marvin, Clint Eastwood y Jean Seberg protagonizaban una comedía musical ambientada en un pueblo minero del oeste, en el que habían construido todo un laberinto de galerías subterráneas para conseguir el oro de los mineros, pero sin duda Aranda de Duero no terminará igual, ya que aquí las galerías eran para la elaboración de vino.

Bodegas medievales don Angel y don Carlos en Aranda de Duero (0)

Así que nos vamos a meter bajo tierra, para conocer de primera mano como son las bodegas medievales de don Ángel y don Carlos en Aranda de Duero, dos bodegas históricas que datan de hace cinco o seis siglos.

Antes de seguir adelante puedes ver este corto vídeo para entrar en materia.


El caso es que nosotros fuimos para ver la bodega de don Carlos y nos encontramos con que también vimos la de don Ángel, mucho mas auténtica y sin apenas restauración estos últimos siglos, por lo que pudimos ver la diferencia entre ambas y apreciar mejor su valor.

Bodegas medievales don Angel y don Carlos en Aranda de Duero  (1)

Vamos a ponernos en antecedentes, diciendo que Aranda de Duero era uno de los mas importantes productores de vino del norte de España y digo el norte porque al sur se encuentra el puerto de Somosierra, y en aquellos tiempos cruzarle era un tanto complicado y el vino se echaba a perder, ya que no tenía conservantes y se consumía en el año, por lo que su mercado natural era hacia el norte de la península.

Bodegas medievales don Angel y don Carlos en Aranda de Duero  (2)

El caso es que se pusieron a construir bodegas debajo de las casas y de los terrenos en propiedad, o incluso uniéndose varias familias creando cooperativas de la época, cuando las propiedades eran pequeñas, así que se vinieron arriba los arandinos y excavaron unos siete kilómetros de bodegas y a unos doce o trece metros de profundidad y entonces no había excavadoras, todo era a mano. Menudo trabajazo para construir las 135 bodegas que tiene Aranda de Duero bajo sus pies.
Además las cubas había que construirlas en el interior de la bodega, porque se hacía imposible hacerlas fuera y luego bajarlas.

Bodegas medievales don Angel y don Carlos en Aranda de Duero  (3)

Las fotos que estamos viendo son de la bodega de don Ángel de la que no he encontrado nada de información, lástima porque es una bodega auténtica, muy bien conservada, tal cual era y por lo que se ve no siempre la enseñan, así que tuvimos suerte.

Bodegas medievales don Angel y don Carlos en Aranda de Duero  (4)

Pero este conglomerado de bodegas no solo ha servido a lo largo de su historia para hacer vino, si no para volver locos a los franceses durante la guerra de la Independencia, que cuando llegaron a Aranda de Duero se encontraron prácticamente un pueblo fantasma y claro es que los arandinos se habían metido en las bodegas y se conocían al dedillo todos los rincones y las marcas de las familias en las distintas barricas, con lo cual sabían debajo de que casa estaban.
Los franceses que bajaban no conseguían salir, así que finalmente los soldados tomaron la decisión de seguir su camino.
También sirvió de escondite durante la guerra civil española.

Bodegas medievales don Angel y don Carlos en Aranda de Duero  (6)

Hay que decir en honor a la verdad que gran parte del atractivo de la visita a las bodegas de don Ángel y don Carlos es Lara, la guía que nos lo enseñó y nos lo explicó de forma amena y cercana y destilando (vino no) amor por su trabajo y por lo que representan las bodegas y el vino en la Ribera del Duero.

Bodegas medievales don Angel y don Carlos en Aranda de Duero  (7)

Cambiamos de bodega y pasamos de don Ángel a don Carlos en unos pocos metros y bajamos unas cuantas escaleras en este caso muy bien acondicionadas  y arregladas para descender los doce metros de rigor y llegar al fondo de la "cuestión". 
Las luces nos esperaban apagadas y unas velas sobre una mesa llena de copas dispuestas para una cata de vino posterior, nos facilitaron el acondicionar la vista a la oscuridad colocándonos a lo largo de la mesa.

Bodegas medievales don Angel y don Carlos en Aranda de Duero  (8)

Evidentemente nos encontrábamos en una de las galerías de la bodega de don Carlos que data del siglo XIV y principios del XV.

Bodegas medievales don Angel y don Carlos en Aranda de Duero  (9)

Allí estaba él, el artista que buscaba inspiración con el vino de la bodega y que nos contó a modo de obra teatral la historia de las bodegas de Aranda, lo de la guerra de la Independencia y nos hizo participes al público que allí estábamos. Y no cuento mas sobre la teatralización para no "reventar" la obra como aquél que fue al cine a ver una película de suspense y le dicen que el asesino era el portero.

Bodegas medievales don Angel y don Carlos en Aranda de Duero  (10)

Una vez de que terminó la representación teatral, se hizo la luz, momento en el que aprovechamos para hacer alguna foto mas, ya que con la poca luz de las bodegas, cosa natural por otra parte, era difícil conseguir alguna foto decente sin utilizar el flash y mas con el móvil.

Esta bodega de don Carlos, también se utiliza además de para catas y cursos de catas y maridaje, además de para visitarlas, también para eventos y actos de empresas. La verdad es que está muy bien acondicionada y es un lugar fresquito en torno a los 13º.

Bodegas medievales don Angel y don Carlos en Aranda de Duero  (11)

Para finalizar la visita nos ofrecieron una copa de vino crianza, por supuesto de Ribera del Duero y que estaba buenísimo, o al menos a mi me lo pareció.

Bodegas medievales don Angel y don Carlos en Aranda de Duero  (12)

Aquí pudimos ver un lugar al fondo de la bodega y que se accedía por la puerta que se ve en la foto inferior en el que se conservan esos vinos mas delicados que tienen que tener un control mas exhaustivo y mas equilibrado y que valen un potosí... pues esos. Ahí dentro no se podían hacer fotos.

Bodegas medievales don Angel y don Carlos en Aranda de Duero  (13)

Y ya finaliza la visita definitivamente, por lo que ahora hay que subir las escaleras, si por el callejón del Rollo (debe de ser porque las escaleras se enrollan solas). Me costó mas subir que bajar.

Bodegas medievales don Angel y don Carlos en Aranda de Duero  (14)

De nuevo en el punto de partida en la tienda que hay sobre la bodega, en la que puedes encontrar además de vino, una variedad de útiles relacionados con el mismo. Nosotros nos llevamos una caja con tres botellas y un "tapón bomba" o como se llame, que sirve para tapar la botella después de descorcharla y sacar el aire para que el vino no se oxide.

Bodegas medievales don Angel y don Carlos en Aranda de Duero  (15)

La visita estuvo muy bien, las bodegas valen la pena visitarlas, pero sobre todo lo bien que nos lo hizo pasar Lara, con su simpatía y empatía.
Puedes recabar mas información en la web de Bodegas de Aranda.

4 comentarios:

Jordi lópez pérez dijo...

Te felicito Abilio, es un gran reportaje y muy bien documentado.
Un abrazo.

Abilio Estefanía dijo...

Muchísimas gracias Jordi, me alegro de que te haya gustado. La verdad es que no las tenía todas conmigo cuando hice las fotos con el móvil, pero no quedaron tan mal.
Casi lo que mas nos gustó fue la guía, seguramente sin ella la visita no hubiese sido igual.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Hola Abilio, me ha encantado leer lo bien que lo pasasteis en la visita a las Bodegas medievales de Aranda y esperamos veros pronto participando en una de nuestras catas en la Bodega Historica Don Carlos.
Un saludo y gracias por tus palabras, Lara(guia).

Abilio Estefanía dijo...

Hola Lara, me alegro de que haya gustado el post que hemos escrito sobre nuestro paso por las bodegas de don Ángel y de don Carlos.
Hiciste que nos sintiesemos a gusto y pudimos disfrutar y mucho, de nuestra visita.
Besos

ElLioDeAbi se inaugura el día 4 de julio de 2009.
Sé bienvenido y si te gusta: disfruta de él y participa, como si fuera tu casa.

Basado en un trabajo de Abilio Estefanía Castellanos para http://www.elliodeabi.com